Se cayó la Convención de la UCR provincial

El radicalismo provincial se alistaba para comenzar la Convención. Sin embargo, el evento, tal como se esperaba una vez comenzada la rosca, se cayó por falta de quórum. Se convocó a una convención provisional para el 11 de abril
En Arrecifes el ambiente estaba caliente. Los bonaerenses deliberaron y rosquearon en el Club Almirante Brown. Tan caliente estaba que al final se enfrío. No hubo convención. Todo quedó en los encuentros previos. Por un lado los alfonsinistas, por el otro los que responden a Leopoldo Moreau. Nunca se juntaron y la Convención finalmente se frustró.

Entre otras cosas se preveía que los convencionales emitieran un documento que dejará abierta la puerta a alianzas locales, pero que en lo fundamental quedaría a la espera de lo que una semana después decida la Convención Nacional que se llevará a cabo en Gualeguaychú.

Como es sabido, dentro del radicalismo bonaerense, sobre todo del lado de ,los intendentes, toma cada vez mayor impulso la postura del senador Ernesto Sanz, que propicia un acuerdo con el PRO de Mauricio Macri, a nivel provincial y municipal. Son varios los jefes comunales boina blanca que nada quieren saber con salir a la cancha con la boleta del debilitado FAUnen.

Pero volviendo a lo sucedido en Arrecifes, todo pasó por el imposible quórum. El alfonsinismo, en este caso en minoría, prefirió no prestar su número para que la cuestión avance y todo quedó en la nada. “Se pudrió la momia”, comentó un alfonsinista a La Tecla, mientras contaba uno a uno a los convencionales de su sector. No había caso. A esa altura se sabía que el cónclave iba camino al fracaso y que la idea de posicionar a Cobos como presidenciable no era factible. Al menos hoy.

Vale recordar que el moroísmo, en la previa, tenía la intención de posponer la Convención provincial para después del encuentro nacional. El motivo, según señalaban las fuentes, sería que no es lógico reunir primero al cuerpo provincial y una semana después al nacional cuando debiese ser al revés, o sea “esperar la decisión que tome la UCR a nivel nacional para después acoplarse”.

LaTecla.info