Golpes de Estado en Argentina. Golpe del 24 de marzo de 1976

 

 

Golpes de Estado en Argentina

 

 

En Argentina se realizaron seis golpes de Estado  durante el siglo XX, en 1930, 1943, 1955, 1962, 1966 y 1976. Los cuatro primeros establecieron dictaduras provisionales en tanto que los dos últimos establecieron dictaduras de tipo permanente según el modelo de Estado burocrático-autoritario (EBA). El último impuso unTerrorismo de Estado, en el que se violaron masivamente los derechos humanos y se produjeron miles de desaparecidos.

En los 53 años que transcurrieron desde el primer golpe de Estado exitoso, en 1930, hasta que cayó la última dictadura cívico-militar en 1983, los militares gobernaron 25 años, imponiendo 14 dictadores con el título de «Presidente», uno cada 1,7 años en promedio. En ese período todas las experiencias de gobierno elegidas democráticamente (radicales,peronistas y radical-desarrollistas) fueron interrumpidas mediante golpes de Estado.

 Golpe del 24 de marzo de 1976

El 24 de marzo de 1976 una nueva sublevación militar derrocó a la Presidenta María Estela Martínez de Perón instalando una dictadura de tipo permanente (Estado burocrático autoritario) autodenominada «Proceso de Reorganización Nacional», gobernada por una Junta Militarintegrada por tres militares, uno por cada fuerza. A su vez la Junta Militar elegía a un funcionario con el título de «presidente», con funcionesejecutivas y legislativas.

Al igual que la dictadura anterior, la Junta Militar sancionó en 1976 un Estatuto y dos Actas de carácter complementario con jerarquía jurídica superior a la Constitución.22

El Proceso fue gobernado por cuatro juntas militares sucesivas:

En cada una de estas etapas, las juntas designaron como «presidentes» de facto a Jorge Rafael VidelaRoberto Eduardo ViolaLeopoldo Fortunato Galtieri y Reynaldo Benito Bignonerespectivamente, todos ellos integrantes delEjército. Bignone, fue el único “presidente” que no perteneció a la junta.

El «Proceso de Reorganización Nacional» llevó adelante una guerra sucia en la línea delterrorismo de Estado que violó masivamente losderechos humanos y causó la desaparición de decenas de miles de personas.

Internacionalmente, la dictadura argentina y la violación de derechos humanos contó con el apoyo activo del gobierno de Estados Unidos(salvo durante la administración de James Carter) y la tolerancia de los países europeos, laUnión Soviética y la Iglesia Católica. Asimismo, en ese momento se instalaron con apoyo estadounidense dictaduras militares en todos los países del Cono Sur de Sudamérica (Argentina,BoliviaBrasilChileParaguayPerú y Uruguay) que coordinaron entre sí y con Estados Unidos la represión, por medio de una organizaciónterrorista internacional denominada Plan Cóndor.

En materia económica, la dictadura entregó formalmente los ministerios económicos a las asociaciones empresarias más conservadoras que impulsaron una política económica abiertamente desindustrializadora y neoliberal, con máxima expansión de una deuda externa

Tras algunos años de política conservadora que no rendía frutos reales, y uso de procedimientos represivos del estado contra civiles que incluyeron todo tipo de violaciones a los derechos humanos, hicieron que hacia fines de la década del 70 el descontento de la población y la falta de apoyo fueran en aumento. El triunfo del equipo argentino como anfitriones del evento en el mundial de fútbol de 1978 calmó el descontento, pero solo temporalmente. Percibiendo un rápido ingreso en una crisis de poder el gobierno militar decide retomar una disputa de larga data sobre la soberanía de las Islas Malvinas, ocupadas por una población inglesa implantada 1833. En este marco el gobierno militar argentino decide retomar las islas, acción que ejecuta exitosamente dejando así declarada la Guerra de las Malvinas contra elReino Unido. El hecho causó un fuerte eco en el país europeo ya que, justamente en el mismo momento el gobierno de la Primer Ministro [Margaret Thatcher] también se encontraba en una fuerte crisis política. Entablar y ganar una guerra era, justamente, lo que Tatcher necesitaba y dispondría de toda la fuerza bélica que sea necesaria para volver a invadir las islas, incluso solicitando el apoyo de [Estados Unidos]. Tal vez haya sido afortunado que la Junta Militar no haya sopesado este aspecto y que se hayan cometido otros desaciertos que hicieron perder las islas en ataque por medios convencionales, ya que el [Reino Unido] no descartaba el uso de armas nucleares para concretar sus fines. La derrota infligida terminó de zanjar la crisis del gobierno militar, lo cual condujo a la caída de la tercera junta militar y meses más tarde la cuarta junta llamó a elecciones para el 30 de octubre de1983, en las que triunfó el candidato de la Unión Cívica RadicalRaúl Alfonsín, quien asumió el 10 de diciembre de 1983.

Los jefes militares fueron enjuiciados y condenados, y muchos de ellos llevados a prisión, en complejos procesos que se extendieron en el tiempo.

La dictadura militar llamada «Proceso de Reorganización Nacional» fue la última. Si bien entre 1987 y 1990 se produjeron varias insurrecciones militares, denominadas carapintadas, ninguna de ellas logró derrocar a los gobiernos democráticos.