Charla y exposición “Caligrafía; preservando una tradición” por Marina Soria.

El sábado 2 de este mes de mayo el Museo Las Lilas de Areco presentó  a Marina Soria que abordó el tema “Caligrafía, Preservando una tradición”.

Tras la presentación hecha por el director del Museo Armando deferrari comenzó la anunciada Charla sobre caligrafía artística y contemporánea antes de dar la apertura de la muestra.

 

Marina Soria decía que tuvo muchos maestros a lo largo de su formación de los que no sabe si influyeron en mi obra artística directamente pero sí en mi percepción del mundo de las artes, el diseño e, incluso, la vida.
Aseguró que la primera fue su abuela, una mujer llena de energía y creatividad desde todo punto de vista; de la Escuela de Bellas Artes recuerda con particular afecto a Bedoya, profesor de Historia del Arte; de la Escuela Panamericana del Arte, donde se formó en diseño gráfico: (Alfredo) Saavedra y (Félix) Lentino. De su época de taller: el pintor Héctor Medicci.

 

Se inició en la caligrafía Carol Johnson, calígrafa norteamericana que dio un seminario la FADU/UBA, en 1990. Pero a quien consideró su referente y más admirado maestro es Thomas Ingmire, calígrafo norteamericano que se dedica a la investigación y la enseñanza de la caligrafía experimental.

Realicó cursos con los calígrafos más importantes del mundo.
Aún hoy cree que le falta un siglo de conocimientos y de práctica porque la ejercitación diaria durante años es la que hace a un buen calígrafo. Prefiere describirse como una artista plástica que aplica la caligrafía en todas sus formas.

Teniendo una formación inicial como artista plástica, luego como diseñadora gráfica y, finalmente, como calígrafa dice “que todo suma. Las diferentes disciplinas e incluso las experiencias de vida moldean a un ser humano más interesante, con más cosas para decir y mejores herramientas para comunicar su mensaje.”
Y finalmente agregó que “Desde mi humilde posición de artista calígrafa no puedo más que aspirar a que tanto yo como mis alumnos logremos expresar lo que hay en nuestro interior: pensamientos, sentimientos y nuestra perspectiva del mundo en el que vivimos, para lo cual necesitamos de un mensaje y de una técnica para plasmarlo de la mejor manera posible.


Probablemente este sea un camino previsible para alguien que se inició en el mundo del arte y que al formarse en el diseño buscó incansablemente una forma de hacer comulgar ambos mundos y que, finalmente, encontró en la caligrafía ese puente.”

 

Después la muestra, asombrosa por lo poco habitual y la perfección de una práctica convertida en arte a través de la mano y la mente de una artista genial.