A Massa lo quieren todos, pero en Provincia

En medio de las bajas en su espacio y la caída en las encuestas, el candidato a presidente por el Frente Renovador, Sergio Massa, viene pidiendo, tanto por las buenas como por las malas, que el PRO le abra la puerta a una gran interna opositora, y así todos juntos jugar el Frente para la Victoria.
Hasta ahora, el PRO se venía pronunciando por la negativa, aunque tal como informó La Tecla el fin de semana, en el massismo se muestran confiados, ya que Macri, encuestas en mano, estaría empezando a “convencerse” de que “solo no se puede”.

Igualmente, no todo es tan perfecto. El titular de la UCR y también candidato a presidente, Ernesto Sanz, no descartó hoy sumar al Frente Renovador a la alianza que comparte con el PRO y la Coalición Cívica-ARI. Pero no hizo referencia a las presidenciales. El acuerdo sería para la Provincia, en caso de que Massa decida bajar.

“No soy nadie para bajar a nadie, ni para enviar un mensaje a nadie de que resigne su candidatura, pero hay que construir toda la fortaleza posible y hay que discutir con todos”, respondió Sanz durante una conferencia de prensa en la que le preguntaron si Massa podría ser parte de un armado bonaerense en caso de desistir con sus pretensiones presidenciales.

Si bien reivindicó los límites del acuerdo electoral sellado entre la UCR, el PRO y la Coalición Cívica a nivel nacional, Sanz dijo estar “dispuesto a discutir en el frente el problema de la provincia de Buenos Aires” y entendió que deberían ser “varios” los candidatos de la alianza en el principal distrito electoral del país.

De esa forma, dejó abierta la posibilidad de sumar al FR en la provincia, donde el PRO ya impulsa la candidatura de la vicejefa de gobierno porteña, María Eugenia Vidal.

¿Cuál es la conclusión? Que a Massa lo quieren todos, pero para Gobernador. Según informaron varios medios durante el fin de semana, el tigrense habría recibido un par de llamados tanto del gobierno nacional como provincial, a través de los cuales lo invitaron a jugar para Gobernador con una boleta corta. La respuesta, al parecer, habría sido “no”.

Incluso, el candidato a gobernador K, Julián Domínguez, consultado por la eventual vuelta de Massa, dijo “bienvenidos los que quieran volver, bienvenidos sean. Cada uno ocupara el lugar de acuerdo con la certeza y coherencia que transmita. La política sigue teniendo la centralidad de la decisión. Los partidos políticos no son una mercancía, son un marco de representatividad”, afirmó.

Por otra parte, son muchos los massistas que coinciden que en caso de acuerdo o no con Mauricio Macri a nivel nacional, Francisco De Narváez, luego de las PASO, podría quedar mejor posicionado que el propio Massa y convertirse en un virtual jefe del espacio.

“¿No trajo nada, apareció como un paracaidista y vamos a terminar todos respondiéndole?”, se preguntó un alcalde del Conurbano, presto a preparar las valijas y regresar al Frente para la Victoria; informó La Tecla.info días atrás.

En el interior y también en el Conurnao, las bases empiezan a pedir cada vez con más fuerza que el tigrense juegue en la Provincia de Buenos Aires, donde consideran que pese a lo que pase arriba (en Nación), los rivales son “más que accesibles”, en referencia a los kirchneristas Domínguez, Espinoza y Fernández y la macrista María Eugenia Vidal.

La opción tres (las otras son la invitación K y el flamante convite de Sanz) es que la parte superior de la boleta quede el cordobés José Manuel De la Sota. La idea le gusta a muchos, sobre todo a los cientos de dirigentes del intenrior bonaerense que se sienten totalmente desamparados.

Necesitan de Massa, que juegue, que aparezca en la papeleta. Ahora es tarde para cambiar. Y por otra parte, se les haría imposible jugar solos, con una boleta corta.

Además, bajando a la Provincia, Massa se sacaría de encima a De Narváez, a quien no le quedaría otra chance que jugar como candidato a Vicegobernador. Otros, los que menos lo quieren, resaltan que si Massa va para Gobernador, El Colorado lo hará también, pero de la mano del macrismo, en las internas del Pro, con María Eugenia Vidal enfrente.

LaTecla.info