El que ríe último, ríe mejor…por Claudio Valerio

“Ser bueno es el único modo de ser dichoso. Ser culto es el único modo de ser libre”. (José Martí)

Un carnicero acude al  despacho de su vecino abogado y le formula una consulta:
—¿Se puede denunciar al dueño de un perro que ha entrado en la carnicería y se ha llevado un bife de chorizo?
—Claro, responde el abogado.
— Y ¿a cuánto ascendería la multa que le podría caer al dueño del perro?
El abogado responde:
—A tres mil pesos.
—Pues, es usted dueño del perro, responde el carnicero, tengo varios testigos que pueden certificarlo. Ya me está pagando esa cantidad si no quiere que formule la denuncia.
El abogado, sin inmutarse, le entrega los billetes. Al día siguiente, el carnicero recibe una nota que indica lo siguiente: “Por consulta al abogado, factura 4000 pesos”.  

Es un hecho real que se puede ganar una o muchas batallas, pero terminar perdiendo la guerra. Es lo que dice con claridad el refrán castellano: “El que ríe último, ríe mejor”. El mismo, es una animación a perseverar en el esfuerzo y la vigilancia. Un universitario no puede contentarse con aprobar una o varias asignaturas, sino todas para obtener su título de arquitecto, médico o ingeniero.
En las pruebas y luchas de la vida, pensemos en el mundo donde todo podrá ser renovado y transformado; en donde la fe se convertirá en visión, la esperanza en posesión, la tristeza en alegría, la fatiga en descanso y la lucha en victoria definitiva… Ahí, en verdad, “El que ríe último, reirá mejor”.

Desde la Ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un Saludo, y mi deseo que Dios te Bendiga y prospere; y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha prosperidad.

Claudio Valerio