Juan José Ruíz. Anécdotas de una vida activa y emprendedora.

1ª Nota.

Por Raúl Horacio Luraghi

Este martes  30 de enero falleció Juan José Ruiz vecino de Areco donde se afincó hacia fines del siglo pasado;  tuvo una activa vida social y cultural con  antecedentes de mantenimiento y vastos conocimientos  sobre aviones y, sobre todo, helicópteros.

Fue un hombre activo del Areco Club San Antonio de Areco durante la presidencia de Juan Carlos Olineck llevando a cabo diversas actividades entre ellas vuelos en globo, de bautismo en aviones, aeromodelismo y recibiemdo visitas de personajes de la aeronáutica que honraron la instutución con su presencia.

Ruiz participó también activamente en la Escuela de Vuelo donde se forman profesionales, en primera instancia como pilotos de aeronaves que serán en el futuro comandantes de líneas aéreas; en ese sentido lamentó después la obstrucción de la pista ya que aquella requiere una pista de aterrizaje y un terreno lindante para dar seguridad a sus procedimientos, ya que el estudio se hace en forma práctica: VOLANDO.

Y en ese sentido Ruiz recordaba del presidente Juan Domingo Perón que tuvo en 1947 la visión de manifestar e imponer que era necesaria la formación de 5.000 pilotos acompañada con la compra de aviones especiales los que hizo distribuir en distintos aeroclubes uno de los cuales es todavía componente de la dotación de nuestra Escuela de Vuelo.

Imtegró el Consejo Directivo del Centro de Jubilados y Pensionados Nacionales y participó en diversos actos reuniones referidas al río, para lo cual propuso soluciones concretas y factibles.

Entre la diversas actividade tecnicas desarrolló Ruiz una de las más traumáticas fue la del peritaje del helicóptero con el cual perdió la vida Carlitos Menem en el que  tras el siniestro, participó en audiencias citado por el juez Villafuerte Russo, informó que la máquina era un helicóptero Bell 206 B Ranger con turbina Allyson de  420 caballos de potencia, habilitado por la empresa Enicenter de Don Torcuato, en la que aquel se desempeñaba como inspector, siendo quien habilitó la máquina el 12 de marzo de 1995.

El técnico aeronáutico agregó que el fue traído desde Estados Unidos, de características modernas como una que pudo ser determinante en evitar el siniestro según la versión de nuestro entrevistado: poseía un cortacables para caso de emergencias como las que sufrió el helicóptero mencionado.

Refiriéndose al siniestro de aquel 15 de marzo nuestro entrevistado análisis de la situación en momento de lo que él consideraba un accidente signado por la fatalidad en un lugar en el quer los cables cruzan la Autovía 9 a11 metrosde altura, que entre piso y rotor del helicóptero la distancia es de 2,50 metros aproximadamente lo que hace suponer que los patines de la máquina viajaban a escasa distancia del piso, que  volaba sobre el espacio verde de separación de las manos de la autovía, que tiene una ancho de cerca de20 metros, en una manera de volar imprudente, poco usual y no recomendable y que, en una rev isación importante no se notaban impactos de balas.

Su vida tuvo también actividades referidas al arte como cuando interpretó “La Nona” obra teatral de Abuelos bonaerenses en el Salón “ Guerrico” bajo la impecable dirección  de Teresa Alonso, en la que jóvenes abuelos  brindaron a un Salón colmado por el público una obra particularmente divertida con  momentos de incomparable  y tierna comicidad.

“La Nona” insaciable en su apetito - interpretada magistralmente por Juan José Ruíz; el elenco estaba compuesto además por “Cacho” Lofredo, Tomás Gómez,    Zulema Colatruglio,  Iris Cicarelli,  Julia Sosa, Luis O´Neill,  Petrona Leguizamón y Teresa Lofredo.

También participó el extinto en 2008 y años posteriores en los  ”Juegos deportivos Bonaerenses en el área Cultura en los que clasificó en cuarto puesto en categoría Abuelos, Literatura Narrativa representando a San Antonio de Areco
Por entonces escribíamos acerca de Juan José Ruiz:

El ejemplo de un joven de 79 años. Especialista en helicópteros, inventor , ingenioso y actor teatral, jubilado , inventor de elementos especialmente destinados a mejorar el ambiente , actor de teatro y recitador con exitosas actuaciones en los Torneos Abuelos Bonaerenses ; hace ya años , fue armador, mecánico e  inspector de helicópteros dependiendo de la Fuerza Aérea , con viajes al extranjero para perfeccionarse o traer maquinas posteriormente utilizadas y mantenidas en el país.

 

Además , como hombre inquieto , en su casa de calle General Paz de San Antonio de Areco en cuyo patio no abunda la tierra, sorprendió al mostrar una modalidad de producción hortícola en escala familiar – o algo mas dado su rendimiento – a través de cultivo, en los pequeños espacios disponibles,  de zapallos y chauchas, aéreos.

Se trata de sembrar en superficie reducidas – de no mas de 1 metro cuadrado – y luego orientar sus guías a la manera de plantas trepadoras hasta llegar a una  altura de cerca de 2 metros extendiéndolas en una especie de entramado casero de los que cuelgan al madurar , zapallos , zapallitos , calabacitas o chauchas como si fuera un parral, con guías y los troncos resistentes no obstante lo cual suele ayudarlo a que los sostengan con alguna cinta o bolsa de red.