Abuelo, ¿Como se pierde la vida? Por Claudio Valerio