25 de marzo. Esa creación gloriosa llamada Racing Club

Soñaron con un camino de historias y alegrías pero, seguramente nunca se hubiesen imaginado lo que ocurrió después. Al principio fue para ellos, luego pasó a sus hijos y a todos los que los iban a ver jugar. Así, sucesivamente. La masa se fue agrandando tanto que ya no sólo era un club,: pasó a ser un grande en su tierra. Este 25 de marzo, Racing está cumpliendo 117 años. Y desde aquí hacemos nuestro homenaje con una reseña.

¿Cuál es el apogeo de esta fantástica historia que conmovió día a día a miles de almas? Para contextualizar: en 1898 los trabajadores del Ferrocarril del Sud se decidieron a armar su equipo de fútbol, como lo hacían la mayoría de la época para tener una distracción post jornada laboral. Lo llamaron Argentinos Excelsior Club. Duró poco. Se dividieron en tres partes, pero la más importante es Sud América Barracas Football Club de Barrancas al Sud.


Foto: Andrés Bazzetta.

En 1902 se dio otro quiebre. Un grupo de jugadores resolvió seguir su camino por otro lado y abrir su propio equipo para que compitiera con otros trabajadores de los ferrocarriles. Ah, y se llevaron la única pelota con la que contaba Sud América… En este nuevo camino apareció Colorados Unidos del Sur. Pasó un año y ambos no daban pie con bola. Jugaban cada vez peor. La vuelta era inmediata, cantada.


La imagen de los socios fundadores. Foto: Andfés Bazzetta.

Arturo Artola, cabecilla de grupo de Colorados Unidos, determinó, junto a Pedro Werner, representante de Sud América, volver a tener una reunión entre ambos “Teams”. Esa primera charla se dio el 17 de marzo de 1903, en la sala de espera de la estación ferroviaria Barracas Iglesia. Tras horas de discusiones y del tira y empuje, se pusieron de acuerdo. Se volvían a unir para que dos fueran más fuertes que uno. Quedó pendiente el nombre. Para eso, se juntaron el 25 del mismo mes para hacer la fundación final del Racing Football Club.

Racing, esa criatura que empezó a ganar todo

Ni el más loco de los veinte soñadores hubiese creído lo que sería el después ese invento. Heptacampeón del 13 al 19, tricampeón del 49 al 51, campeón de la Copa Libertadores, el primer campeón del Mundo, problemas monetarios que derivaron en el descenso, la quiebra, el gerenciamiento, el resurgir, la Promoción… Y llegó otro 25 de marzo, esta vez en 2020. Es el cumpleaños número 117 de nuestra amada Academia, acostumbrada ya a pelear en todos los frentes que se le presentan.

En el medio pasaron muchas cosas. Por ejemplo, un festejo de lujo en el aniversario 78 de la institución. En condición de visitante, Racing enfrentaba a Independiente por la 7ma fecha del Metropolitano de 1981. Comenzó ganando la Academia con gol de Hugo Villarruel, a los 15 del primer tiempo. Sin embargo, el local empató a los 4 del segundo con el tanto de Jorge Olguín. Pero sobre el cierre del juego, Juan Ramón Carrasco se hizo cargo de un tiro libre que decretó la victoria académica por 2-1, de visitante y en el aniversario. Un cumple de lujo. Inolvidable.

Síntesis de aquel clásico.
Racing (2): Vivalda; Olarticoechea, Van Tuyne, Leroyer, Bordón; Barbas, Berta, Carrasco; Muñíz, Villarruel y Roldán. DT: Pastoriza.
Independiente (1): Fossati; Olguín, Villaverde, Zimmerman, Killer; Mozo, Kiese, Bochini; Alzamendi, Petti y Clara. DT: Juárez.

Foto principal: @maxiiroldan

Fuente: Racing de alma