Chiste: El accidente de tránsito

 Un empresario y una joven mujer iban por la carretera en sentido contrario, cuando de repente la mujer hace una mala maniobra  y los autos chocan.

 El golpe es tan severo, que ambos automóviles quedan completamente destrozados, pero milagrosamente, ninguno de los dos sale lastimado.

Después de salir de los automóviles, la mujer le dice:

“¡Increíble cómo han quedado nuestros autos!” “¡Pero milagrosamente nosotros estamos bien!”

“Yo creo que esta debe ser una señal divina para que nos conozcamos, seamos amigos, y hagamos el amor por el resto de nuestros días.”

El empresario, impactado con la belleza de la mujer, le dice:

“Coincido completamente contigo, está es una señal divina”.

La mujer le dice:

“Increíble otro milagro más. Mi auto está completamente destrozado, pero a esta botella de vino no le pasó nada. Seguramente Dios quiere que la bebamos y que celebremos nuestra buena suerte”.

El empresario, totalmente de acuerdo, destapa apresuradamente la botella, hace un salud y se bebe la mitad. Después, se la devuelve para que ella beba también.

La mujer toma la botella y le pone el tapón.

El empresario, extrañado, le pregunta:

“¿Qué tú no vas a beber?”

La mujer le dice:

“No, yo prefiero esperar para después de que venga el agente de tránsito a tomarnos la prueba de alcoholemia”.

Ja…ja. Con las mujeres no se puede!!!

(Fuente: Todo Mail)